Skip navigation

NOTA: Estos apuntes no me pertenecen. Me fueron enviados por mi profesor de literatura universal, don Ceferino. Espero que no le importe que los publique aquí para el disfrute de todos.

Es una forma de discurso que cabe calificar de “neutral”, porque permite reflejar, de forma convincente y vivaz, el pensamiento del personaje sin prescindir de la tercera persona del narrador. Consigue efectos análogos a los de las técnicas cinematográficas de aproximación de la imagen.

Con este artificio literario, la narración se aligera, evitándose la pesadez que supone repetir el verbo introductor ( dijo, pensó, supuso…) y la conjunción que. Permite, además, una penetración del punto de vista del autor en lo que el personaje dice o piensa. Es como si el personaje y el autor se fundieran en una sola persona. Y el lector percibe aquello con mayor complacencia de su fantasía, con mayor “verdad”.

El autor, así, deja de ser una especie de notario que se limita a levantar acta de lo que va pasando, a contar simplemente lo que sucede, lo que hacen y dicen los personajes. Por el contrario, se introduce en el mundo novelesco y expresa su propio punto de vista a través de sus criaturas.

El estilo indirecto libre facilitó aquello a que aspiraba el novelista francés G. Flaubert (1820-1880), ser objetivo y también impregnar el relato con sus propias opiniones y actitudes sin hacerlo jamás directamente. Flaubert fue el maestro de Clarín, el cual afirmaba: “El artista debe estar en su obra como Dios en la Creación, invisible y poderoso, de tal manera que se le sienta en todo pero que no se le vea”.

MARCAS LINGÜÍSTICAS:

1.- Reconversión de la persona yo a la persona él ( 3ª persona del narrador).

2.- Exclamaciones, interjecciones, interrogaciones, adjetivación proporcionan la afectividad expresiva.

3.- Ausencia de los “verba dicendi”: dijo, respondió, exclamó, etc.

4.- Empleo del imperfecto de indicativo y del condicional.

5.- Empleo de los puntos suspensivos ( que marcan las vacilaciones, las detenciones que experimenta el monólogo interior del personaje).

Ejemplo: “Se arrepintió de sus sospechas: confiaría en ella, tenía que confiar”.

Como vemos, comparte con el estilo directo muchas veces la pausa ( representada por los dos puntos); y con el estilo indirecto, que hay transformaciones gramaticales, pero se diferencia de ambos en que falta el verbo introductor (pensó, dijo, etc).

PROCESO JUDICIAL DE UN ESTILO

Precisamente quien por vez primera percibió la naturaleza del estilo indirecto libre fue el abogado defensor Sénard, que consiguió el veredicto de inocencia para el propio Flaubert en el sonado proceso judicial que se le incoó en 1857 por presunta apología del adulterio e inmoralidad a raíz de la publicación de Madame Bobary. El fiscal Pinard adujo como un ejemplo del delito imputado la descripción que se hace de Emma Bobary ante el espejo después de su primera experiencia con un amante, atribuyendo al novelista, a través de la tercera persona del narrador, la relación entusiasta que se hace del estado de ánimo de la protagonista. Sénard convenció, sin embargo, a los jueces de que mediante una determinada técnica de escritura que describe con gran tino sin llegar, por supuesto, a calificarla de estilo indirecto libre

–denominación acuñada a principios del siglo XX por gramáticos como Charles Bally–,

ese entusiasmo emanaba de la propia conciencia de la adúltera, que al fin y a la postre acaba siendo víctima de sus propios excesos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: